viernes, junio 23, 2006

Lomborg defiende algo que en estos tiempos pocos se atreven. Contra la corriente que nos lleva sin posibilidad de escapar, este ecologista escéptico asegura que el estado de nuestro planeta, sin poder decir que va bien, sí que va mejor. Según Lomborg, la mayoría de los indicadores muestran que el destino de la humanidad ha mejorado enormemente. En el libro, va negando uno a uno todos aquellos malos augurios que, según él, constituyen la Letanía pesimista que algunos quieren que creamos, sobre todo los medios de comunicación que saben que sus audiencias aumentan cuantas más noticias malas den en sus telediarios. Según Lomborg, el ser humano tiene cada vez más salud y mayor esperanza de vida -no sólo en los países desarrollados-; no es cierto que la contaminación de la atmósfera y de las aguas sea cada vez mayor, no es cierto que la masa forestal del planeta esté seriamente en peligro, no es cierto que se estén acabando las reservas de petróleo, la lluvia ácida no fue la terrible amenaza que nos contaron y que acabaría con los bosques. Lomborg, eso sí, admite el calentamiento global pero duda de que el protocolo de Kyoto sea eficaz.Todas sus afirmaciones las ejemplifica con estadísticas y gráficas, no en vano Lomborg es profesor de Estadística.

1 Comments:

Blogger Nosotros said...

Sin haber leído este libro, y basándome en la reseña que ha escrito, voy a permitirme hacerle una crítica. Que el ser humano tenga cada vez más salud y mayor esperanza de vida no quiere decir que la vida del planeta se esté deteriorando debido, principalmente a causas totalmente antrópicas. Cada vez, y ahora más que nunca se están produciendo continuamente emisiones de gases contaminantes, CO2, compuestos de nitrógeno, etc.. La lluvia ácida no es ninguna amenaza que nadie ha contado, la lluvia ácida es un proceso que se da de forma natural y que puede ocurrir de forma natural y puede ocasionar terribles daños, no solo en bosques, sino en todos los seres vivos en general.
Yo percibo claramente, que la situación del planeta no es nada estable, y que gracias al ser humano y a la tendencia de su egoísmo, que se producirán graves consecuencias. Creo, que es esencial conservar lo que nuestros progenitores han disfrutado, que nosotros podamos disfrutarlo y además conservarlo para que lo disfruten generaciones venideras.
Si no empezamos las personas por concienciarnos del tema, y dejar de considerar todos estos temas como triviales, caeremos en un pozo casi de ignorancia. Me refiero con esto al protocolo de Kyoto, que pienso que no es que se poco eficaz o no, simplemente es imprescindible.

17 marzo, 2007 01:11  

Publicar un comentario

<< Home