jueves, marzo 04, 2010

DERECHO A DECIDIR, DERECHO A VIVIR


El bebé que muestra la imagen superior es un neonato que nació con tan solo 275 gramos de peso y que vino al mundo en la vigésima quinta semana de gestación, unos seis meses.
La imagen inferior es la del niño cuando ha sido dado de alta, ya con casi cuatro kilos de peso. Parece que se encuentra bien y que no va a sufrir secuelas.
Esto me lleva a pensar que en un futuro no muy lejano, si la ciencia médica sigue progresando a buen ritmo, el aborto sea un problema superado. Tal vez se pueda compatibilizar el deseo de una madre a no tener a su hijo con el deseo del hijo a seguir viviendo. Tal vez se apruebe una ley que obligue a las mujeres a que les practiquen una cesárea a los dos o tres meses de la fecundación. Así, la mujer se irá a casa sin su hijo no querido sabiendo que no lo ha matado sino que sigue desarrollándose en un vientre artificial de un hospital para que alguien lo adopte y lo quiera como propio.

3 Comments:

Blogger Juan Pablo López said...

Esa misma solución existe ahora. La mujer da a luz y deja al hijo que no quiere en un orfanato, sin necesidad de quitarle la vida.

Un saludo,
JPLT

19 noviembre, 2010 21:28  
Blogger El Filósofo Impaciente said...

Pero no es una solución "real" porque la mujer que quiere abortar desea acabar con el problema lo antes posible por diferentes motivos. Las mujeres que tienen a sus hijos no queridos los matan al nacer, no los llevan a un orfanato.
Un saludo.

19 noviembre, 2010 22:10  
Blogger Hipatia said...

¿Por qué no una ley que "obligue" al hombre que no desea tener hijos a esterilizarse?

07 abril, 2012 16:46  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home